La entrega de La Vida Sigue del 7 de octubre de 2012

Lo que copio a continuación es la entrega de la columna que he mantenido en Todo en Domingo desde 2004, La Vida Sigue, que había enviado para que se publicara en la mañana del 7 de octubre de 2012. Pero El Nacional decidió no publicarla. Como las cosas se escriben para que se lean, aquí está.

Hoy, 7 de octubre de 2012

Hoy tenemos la oportunidad de votar. Haremos cola, nos mandaremos mensajes, prenderemos fuego a la sabana de los rumores, nos angustiaremos esperando el desenlace: esos números que ojalá no tarden demasiado. Hoy tenemos esa invaluable oportunidad que provee la democracia –incluso en el famélico estado en que se encuentra la nuestra- para convertir la queja cotidiana y estéril en un acto legal y productivo, el voto. Voto que yo ejerceré hoy con mi decisión tomada hace mucho tiempo y con confianza sincera en que, sobre los innegables peligros, se hará escuchar y respetar la voluntad de la mayoría.
Hoy tenemos la oportunidad de aceptar la idea de que las cosas pueden mejorar, de que nuestro país no está condenado inexorablemente a un destino de autodestrucción. Admitir por otro lado que, pese a lo que muchos de nosotros hemos creído durante ya demasiado tiempo, nadie es invencible por muy poderoso que parezca.
El cambio es la esencia de las cosas. Y este país cambió. Mi generación está empezando a manejarlo y lo hace con los ojos que nos dio el habernos criado en la crisis, el tener a la Venezuela de los 50 y 60 como un relato y no una vivencia, y el haber conocido en carne propia la fragilidad de la democracia y la naturaleza de los esfuerzos que hay que hacer, permanentemente, para preservarla. Quiera el cielo que lo hagamos mejor que nuestros mayores.
Estoy convencido de que hoy comienza el lento y difícil rescate de nuestra normalidad, el viraje hacia la condición de país relativamente normal. Pero no será el regreso a lo que creíamos que era normalidad hasta principios de los 90: el pasado es pasado y no vuelve. Venezuela no será ya la que fue. Su futuro es una incógnita y lamento incurrir en el lugar común de que tendremos que construirlo entre todos, porque inevitablemente así será.
Aquí tenemos que recordar –o aprender- cómo escuchar al otro con atención, cómo hablar sin insultar, cómo pensar con verdadera intención de comprender. Necesitamos volver a conciliar: reconciliarnos. Aquí tenemos que recordar –o aprender- qué es lo lícito y qué lo ilícito, lo que nos conviene como personas y como sociedad y lo que no nos conviene. Solo así podremos emprender la reconstrucción de esta nación fracturada, traumatizada y empobrecida, una tarea cuya magnitud no podemos menospreciar. Lo que ha vivido Venezuela en las últimas dos décadas –porque nuestro drama no comenzó en 1998 sino antes- no ha sido cualquier cosa: nada menos que un intento sistemático de destrucción de sus modestos avances como república moderna, como sociedad del siglo XX. Mucha gente ha trabajado para devolvernos al polvoriento corralón de mendicantes que rogaban por la atención del hombre fuerte; mucha gente ha luchado por su parte para cerrar las puertas de la máquina del tiempo que liberó esos espectros históricos. En el camino, nos hemos confundido, entre los gritos y los disparos, y ya casi no sabemos qué es la igualdad y qué la libertad, qué es ser ciudadano y qué es ser gobierno, qué es ser hombre o mujer, qué es ser persona.
Ojalá el día de hoy sea el del contraataque de la sensatez y de la honradez, de las fuerzas de la decencia. Ojalá que no tratemos esto como un Caracas-Magallanes sino como lo serio que es. Si hoy volvemos a usar la cabeza, este 7 de octubre habrá valido la pena.

About these ads

Acerca de Rafael Osío Cabrices

Autor, asesor y editor independiente especializado en temas de ciudad, cultura y sociedad. Editor en la revista El Librero de Venezuela. Autor de los libros de crónica "Salitre en el corazón: la vida cotidiana en la Cuba del siglo XXI" (Debate, 2003), "El horizonte encendido: viaje por la crisis de la democracia latinoamericana" (Debate, 2008), "La vida sigue" (Los Libros de El Nacional, 2008) y "Apuntes bajo el aguacero: cien crónicas empantanadas" (La Hoja del Norte, edición impresa, y Cognitio, edición electrónica, 2013).
Esta entrada fue publicada en Gestión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a La entrega de La Vida Sigue del 7 de octubre de 2012

  1. Caro Clack dijo:

    Como siempre Rafa tus palabras reflejan sabiduría y amor por la vida. Respeto y reflexión. Gracias por hacernos llegar este texto!

  2. cbbdo dijo:

    Increible!!! Y con que argumentos dscartaron este articulo?????? Igual es muy bueno! Saludos Caroline

    Enviado desde mi BlackBerry de Movistar

    • Anna dijo:

      A mí también me parece muy buena el artículo. No por eso dejo de entender que no se haya publicado hoy.

  3. Excelente…!!!
    Aunque entiendo que deberías haberlo adaptado para el día 8, preferiblemente! Me imagino que pusiste al editor en aprietos pues es demasiada notoria la invitación a votar por HCR para quines te leyeran en el transcurso del día…
    Me encantó la reflexión acerca de que el pasado es pasado y a reconstruirnos como sociedad, “reaprendiendo” lo bueno, lo malo, lo lícito, lo ilícito… Reordenar entre todos nuestro sistema venezolano de valores.
    Con el aprecio de siempre,
    Tu orgulloso profe,
    Jorge Luis Bolívar

  4. FEDERICO GUINAND dijo:

    Estimado Rafael. Te escribo por este medio (Federico Guinand, 1974, contemporáneo tuyo, residenciado en Caracas), hoy 8 de Octubre, compartiendo contigo lo que comentas en twitter que nos quitaron el país, que la inteligencia otra vez no estuvo presente, con la pregunta si es que acaso los venezolanos no tenemos sentido común, que dicen que es el menos común de los sentidos del ser humano. Creo que los números están amañados, con un CNE muy cuestionable todavía y creo que de ser cierta la “victoria” de Ch, los márgenes son mucho menores (que no haya ganado en el Zulia y Miranda es abiertamente cuestionable). Pero el caso por el cual escribo es otro: La Abstención Irresponsable. Creo que lo decisivo estuvo ahí, en los indolentes, que por comodidad, apatía, ignorancia o problemas circunstanciales (que no son excusas porque me quito el sombrero por la gente enferma que fue a votar en ambulancia, en camilla y con vía incluída, o por todos aquellos que viajaron durante horas) dejaron de votar. Sabiendo lo que nos jugábamos, que todavía un 20% de los votantes no hayan ido o sigan teniendo esa posición ambigua del indeciso y cobarde que nunca logra nada en la vida por querer ver siempre los toros desde la barrera, sin aportar su grano de arena, dice mucho de lo que somos como país, como grupo, como comunidad. Los chavistas, sí, son unos ignorantes. Que a 14 años no quieran ver por conveniencia, ignorancia o mediocridad el desastre de este gobierno es increíble. Pero mucho más increíble fueron todos esos centros de votación (muchos de ellos en zonas de clase media) donde a las cinco de la tarde, muchos cuadernos y mesas tenían 30 y 40% de electores que no se habían presentado! ¿Esa gente no tiene padres, hijos, hermanos, no piensa en su futuro? ¿No sufren día a día la inseguridad, la inflación, la escasez, etc, etc? ¿Que clase de integridad y compromiso tienen? Estoy seguro que son los primeros que se quejan! Al margen de la posible trampa, ventajismo grosero y abusos del poder, la brecha se cerró bastante y se ha ido construyendo una base (la mitad del país) con la cual tenemos que seguir trabajando, luchando y creciendo para finalmente salir de esta debacle y mediocridad que nos tiene a todos atrapados. Creo también que más temprano que tarde nos tocará el progreso. Así ha sido con Colombia, Brasil, Chile y Perú y ahí están creciendo a pesar de todos los pronósticos en contra que en sus momentos más oscuros tuvieron. Animo! Admiro tu forma de escribir. Creo que eres un periodista con materia gris (como pocos), de excelentes y profundos artículos que tocan a los lectores. Me gustaría que escribieras un artículo sesudo que tocara el tema de la abstención. Que el abstencionista que lo lea sienta el impacto de tus palabras en la irresponsabilidad de su postura. A pesar de todo sigamos adelante construyendo una mejor Venezuela en lo que cada uno podamos aportar y que Dios nos de ese país que queremos en un futuro cercano. Saludos y buen día.

    • Gracias, Federico. Por el momento, necesito encerrarme y pensar. No quiero injuriar a nadie y en este momento tengo el gatillo de la injuria listo para disparar. Cuando sea capaz de nuevo de escribir algo de mínimo valor, lo haré. Inevitablemente, la abstención -en tanto síntoma de la incapacidad de gran parte de los miembros de esta sociedad para preocuparse por algo allende la esfera de su individualidad- es un amplio y doloroso vacío que habrá que tratar de iluminar, aunque se trague toda luz como un agujero negro en el espacio remoto.

  5. Sara Carvajal dijo:

    No se cómo haces, pero tienes la capacidad de expresar lo que muchos venezolanos sentimos, con las palabras correctas. Muy acertado tu artículo.
    Es lamentable que tantas personas sigan tapando sus ojos y creyendo que Ch es el único que podrá ayudarlos ¿cómo es posible que no puedan ver las fallas de este gobierno?
    En fin… Sigo pensando que hay un camino. =)
    Saludos!

  6. Mary León dijo:

    Te reitero mi respeto y admiración.

  7. Estela dijo:

    Hola Rafael… mi compañero de los domingos! me vas a hacer mucha falta, ojalá que algún día los venezolanos entiendan que VENEZUELA es una sola sola, sin egoísmos, odios, resentimientos, sin todo aquello a que nos ha llevado este gobierno. Espero con ansiedad que tu silencio no tenga una larga duración, se que hay un camino y lo encontraremos!! un abrazo!

  8. no sabes cuànto siento tu partida de la revista de los domingos. Me imaginè `que algo estaba pasando cuando empezaste a salir quincenalmente pues otro columnista se turnò contigo.
    Lo siento, pero ahora no leo esa columna de la pàgina en donde la maravillosa Idyahana Rodrìguez dibujaba lo que tù describìas.
    Hoy por azar encontrè este blog pues hasta lleguè a pensar que te habìas ido….
    Mil felicitaciones por tu entereza, tu ètica, tu forma de transmitir y de hacer las cosas. Indudablemente que todo èso se formò en tu hogar, asì que las felicitaciones son tambièn para tus padres.
    adelante , se hace camino al andar….

  9. LA VIDA SIGUE mi Querido!!!!! y quienes apreciamos tus letras, sentires y pensar te seguiremos por donde vayas y por donde aparezcas……En el camino de lo siempre posible!!!!
    Mis respetos
    Emilia Lee, isla de Margarita

  10. Verónica Núñez dijo:

    Extraño enormemente sus comentarios de los domingos. Era lo primero que buscaba en la revista del diario El Nacional. Espero que pronto pueda leerlo en otro medio aparte de este muy buen blog.

    Verónica Núñez

  11. Isabel Hernandez dijo:

    Lastima que quienes nos hacen sentir mejor leyéndolo, se nos desaparezcan. De todos modos gracias por las letras compartidas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s